Una reforma tributaria a la velocidad de la luz para esconder los micos que lleva encima

Este Gobierno siempre deja sin sabores: San Andrés, los niños asesinados en combates, la reforma a la salud que casi nos embuten o el nombramiento de Carrasquilla. Nunca paran de sorprendernos, nadie sabe cuál va a ser su próxima jugada o qué tanto pueden correr para hacer aprobar un proyecto que les conviene.

Una reforma tributaria a la velocidad de la luz para esconder los micos que lleva encima

Columnista:

Lady Orozco 

 

Los partidos del Gobierno reflejan perfectamente a esos estudiantes que dejan todo para lo último y siempre salen bien librados. Todos tuvimos un compañero vago, muy vago, que terminaba bien el semestre, muchas veces, hasta mejor que los que nos quemábamos las pestañas estudiando noches enteras. Sé que pensaron en alguien. Pues bien, esos son los que terminan ocupando los mejores cargos, como en la Presidencia o en el Senado, por ejemplo. Pero no, no vengo a hablar de esos que presentan diplomas falsos, no en esta ocasión.

Hoy vengo hablarles de la velocidad con la que personas vagas hacen que se apruebe un proyecto que nos va a tocar asumir a todos los colombianos. Señor Duque, San Andrés hubiese envidiado la velocidad con la que los partidos aliados a su pésimo Gobierno se leyeron la propuesta de la reforma tributaria. La isla no se reconstruyó en 200 días, pero sus congresistas sí se leyeron  más de 100 páginas en una noche. ¡Más de 100 páginas que debían ser miradas con lupa por los micos que ustedes meten! Pero tranquilo, todos conocemos estudiantes que no se leen documentos ni de 10 páginas y ganan los parciales, eso mismo les pasó a ustedes.

Es insólito que la noche del lunes, 6 de septiembre, se haya pasado la reforma que sería debatida el martes 7 del mismo mes en las horas de la tarde. ¡Deje de jugar con el país! Esto no es un proyecto cualquiera, al contrario, ¡fue uno de los tantos motivos que nos sacó las calles el año pasado! ¿Ese es su miedo? ¿Le temen a que el paro estalle de nuevo y por eso andan en puntillas tratando de no hacer ruido? 

Tanta ha sido la cautela y la premura que la ponencia para debate en plenarias de Cámara y Senado apenas fue radicada a las 4:55 de la tarde de este lunes y ya en la mañana de este martes se piensa darle discusión. Por eso, miembros de la oposición han expresado su rechazo a un trámite tan expedito y ha cuestionado que se haga con tal vértigo cuando el proyecto tiene varias implicaciones para los bolsillos de los colombianos que deben ser estudiadas. (Tomado de El Espectador)

Señor presidente, si el proyecto es tan beneficioso para los colombianos, ¿por qué hay tanto afán?, ¿por qué se presenta a pocas horas de ser debatido? Denos el tiempo suficiente para deleitarnos con esos micos que son tan comunes en esa selva que usted llama Gobierno y que solo está inundada por las plagas de la corrupción.

Pero no, aquí no para todo. Ténganse que venimos en picada y sin cinturón (como llevamos estos casi 4 años).

No les bastó con no dar el tiempo suficiente para leer la reforma, ¡también le cerraron la puerta a los contraargumentos de la oposición! Unos, como el representante Mauricio Toro, pidieron más tiempo para estudiarla, pero adivinen: exacto, se lo negaron. Ante esto, se echaron al ruedo para que, al menos, escucharan lo que tenían para decir de ese texto lleno impactos (en su mayoría negativos) para el pueblo: tampoco fue aprobada la ponencia negativa del representante del partido Comunes Carlos Alberto Carreño ni la ponencia alternativa de las representantes de la Alianza Verde Katherine Miranda y Catalina Ortiz.

En esta se propusieron varias medidas adicionales que el proyecto inicial del Gobierno no tuvo en cuenta, como un impuesto al patrimonio y de los dividendos para las personas naturales, el tributo a las herencias, a las bebidas azucaradas o los impuestos verdes. (Tomado de El Tiempo).

Señor Duque, usted siempre ha demostrado que es un incompetente, de eso no nos cabe duda, pero logró su cometido. Para finalizar solo diré que los niños que se quedaron sin internet, gracias a la corrupción de su Gobierno, también envidarían la velocidad con la que se aprobó este proyecto. Seguiremos teniendo más de 70.000 razones para estudiar con lupa lo que pasa por sus manos.

Comparte:

Artículos relacionados